Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

EL BESO DE LA RATA

Imagen
Cuando la vida y la muerte deciden encontrarse las meditaciones amplían nuestro alcance. Un viejo amigo de la humanidad es la naturaleza que nos sirve de soporte de meditación, este viejo truco me lo enseñó un maestro y jamás lo olvidaré. Generalmente la mayoría de los seres humanos viven su propia vida lineal desde el nacimiento hasta su muerte sin más transcendencia, pero si queremos saber más hay que esforzarse.
Mi maestro me enseñó que todo estaba a la vista, a veces microscópicamente, pero a disposición de la forma humana para poder meditar. Como un koan me dijo que trabajara la mente con los tardígrados y las planarias y que le diera respuestas. Efectivamente cuando viví en estos dos seres microscópicos mi mente empezó a expandirse, pues no nos damos cuenta que a modo de iniciación cuando a la mente le entran conocimientos no habituales se le obliga a un ejercicio que no espera. La mente humana es muy perezosa por naturaleza y si no se le obliga a trabajar se queda en este mundo…